Portada

Para Artes & Letras Castilla la Mancha ABC Toledo


VICTORIA SANTESMASES: ENTRE LA LUZ Y EL SUEÑO


LA ARTISTA EXPONE SU OBRA ÚLTIMA EN LA FUNDACIÓN ANTONIO PÉREZ DE CUENCA


Por José Ángel García



Bajo el sugerente epígrafe de “Hilos de luz y sombra” la sutil, leve, delicada obra de Victoria Santesmases extiende estos días su magia en la sala principal de exposiciones temporales de la Fundación Antonio Pérez de Cuenca en una muestra que, aparte del propio valor intrínseco de lo en ella colgado, ha sabido aprovechar al máximo, con su disposición, las propias características arquitectónicas de las distintas y sucesivas estancias que conforman aquélla.

Un lenguaje sutilmente lírico

Plena de elegancia y matices, la nueva y nutrida exposición de la artista madrileña afincada en Cuenca intensifica aún más el carácter eminentemente lírico que su lenguaje plástico venía adquiriendo mediante un intensificado proceso de depuración ya no sólo de elementos sino incluso cabría decir que de conceptos; un proceso que le ha llevado a la consecución en sus trabajos de una verdadera poético de lo mínimo y de la ausencia, o, por mejor decir, de la presencia, sí, de la ausencia. Una poética, sutil tamiz de sueños, elaborada, por supuesto, a partir de esas propias potencialidades de los materiales que tanto interesaron siempre a esta artista y del también siempre perseguido y cada vez más conseguido recíproco y bi-referencial diálogo de luz y sombra; unos materiales cuya aparente fragilidad –papel gofrado, hendido o plegado, hilos, clavos, alambre, estropajo– potencia la sutileza de sus propuestas y el tú a tú positivo-negativo del movedizo diálogo de claridades y penumbras que la pintura, en aras de la propia cambiante realidad en movimiento de la luz ambiente, juega desde la forma por ella definida en el metacrilato de la transparente tapa del marco-caja –acertada trampa al efecto– con su oscuro silueteado contrapunto sobre el fondo.

Espacios de reflexión

Pero no nos equivoquemos. La sutileza no ya que envuelve o impregna, sino que en gran medida esencializa las obras de la artista, en muchas ocasiones verdaderas esculto-pinturas, ni significa mera levedad ni, desde luego carencia, precisamente, de intensidad y trascendencia. Todo lo contrario. Estructurada en diferentes secciones (“Hilos que envuelven”, “Trayectos”, “Rostros de sombra”) la exposición de Victoria Santesmases, desde su mantenido juego, añadamos el dato, de blancos y de negros –tan sólo, excepción única, un hilo rojo rompe, aislado, el casi total bicromatismo de la muestra– esboza, en complicidad eso sí con la intervención activa que sus obras propuestas demandan al contemplador, un panorama de espacios íntimos de reflexión sobre cuestiones tan fundamentales y a la par varias como la problemática de género –especialmente presente en esos sus rostros velados, heridos, vedados– la dualidad identidad-no identidad o la confrontación entre visibilidad e invisibilidad o, por mejor decir, entre la visibilidad de lo visible y la visibilidad de la invisibilidad. Porque las obras de esta artista nos hablan desde el silencio y la penumbra –de modo semejante a como, en algunas de sus propuestas, la luz se refleja de soslayo en un juego más de preguntas que de respuestas– del permanente abrazo en el que lo propio se mezcla con lo ajeno, en continuado toma y daca el sueño del yo y el sueño del otro.

La muestra en la capital conquense de la Antonio Pérez se complementa con la inaugurada a la vez en la otra sede de la Fundación, la de la villa manchega de San Clemente, centrada ésta en los libros de autor –de los que también incluye algún ejemplo la exposición capitalina–, otra actividad habitual de esta creadora; unos libros que, empleando sus propias palabras serían “los que han definido y expresado, de una manera más íntima, como auténticos poemas, las distintas series en las que he ido trabajando”. Pueden así verse allí desde su primera realización en ese campo “La línea de la luz”, de 1999, a su último trabajo, su intervención de este mismo año en “la Rhétorique du Léviathan” del poeta Michel Hubert, junto al resultado de sus colaboraciones con otros escritores como José Luis Jover, Enrique Páez o Isabel Corella o sus creaciones gráficas a partir de citas de Julio Llamazares o Mario Roso de Luna.

molinocreativo 2011